image macuBona gent:

Me dirijo a vosotros como Honorable Clavariesa de las Fiestas Vicentinas 2020, en estos momentos de incertidumbre, encerrados en nuestras casas, acechados por el virus COVID-19, sufriendo miedo, temiendo por nuestros mayores y por los más vulnerables de la sociedad, sabiendo que muchas personas, y algunos de nuestros hermanos, atraviesan una forzada soledad.

Un momento especialmente aciago para los que no tienen un hogar, o una familia, para los que están enfermos, para los más pobres y marginados de nuestra sociedad.

Valencianos, hoy más que nunca, con fuerza, debemos pedir la intercesión de nuestro patrón, debemos encomendarnos a Sant Vicent Ferrer.

Es necesario rezarle y pedirle por todos los enfermos, por los colectivos en riesgo, por las personas que están trabajando sin descanso para que superemos esta crisis.

¡Unidos en oración, bajo el amparo de su hábito negro!

¿Conocéis el milagro del aceite milagroso de Agullent? Atribuido a nuestro Santo, en septiembre del 1600, cuando el pueblo se encontraba devastado por la peste bubónica, San Vicent obró el milagro de la curación, erradicando la peste del pueblo a través de la luz y el aceite de un lampara situada en su santuario y cuyo contenido nunca se acababa.

¿Habéis admirado la Roca de Corpus de Sant Vicent? Conmemora la victoria de San Vicent sobre la peste negra que asolaba la ciudad, una peste tan recurrente en sus tiempos.

Sigamos, de forma estricta, las indicaciones que recibimos desde las autoridades sanitarias. Estemos atentos a las pautas que recibimos desde el Arzobispado para vivir nuestra fe.

Hui, mes que mai, tenim que encomanar-mos a la protecció del nostre patró, en molta devoció, en Fe.

¡Sant Vicent, ajuda al teu poble!

¡Mare de Deu dels Desamparats, escolta la nostra pregaria!

Gràcies.

HC 2020